El Bosque DKV obtiene la certificación ISO 14064-2, para la compensación de emisiones

El proyecto, presente en la localidad de Zuera, ha sido validado con este título, que garantiza el rigor de las compensaciones de gases de efecto invernadero que se hacen en el terreno. Voluntarios del Grupo DKV contribuyeron el pasado mes de febrero en la reforestación de esta parcela con especies autóctonas en una jornada de plantación.

El proyecto comprende un total de veinte hectáreas, correspondientes a un vivero de producción vegetal que quedó en desuso en el año 2009. De esta superficie, se reforestarán 9,97 hectáreas con vegetación autóctona de ribera. Se trata de un terreno cedido por el Gobierno de Aragón a orillas del río Gállego, donde ECODES y Fundación Global Nature están impulsando un proyecto de reforestación para la compensación voluntaria de carbono de las entidades españolas siguiendo los criterios de los estándares internacionales del Mercado voluntario de Carbono.

La validación del área del proyecto, que se sitúa a unos diez kilómetros al norte del núcleo de Zuera y a ciento cincuenta metros de la margen derecha el río Gállego, se llevó a cabo por medio de la revisión de documentos, entrevistas y visitas al campo.

En un estudio realizado por la Fundación Global Nature, se estima que esta plantación absorberá con una media equivalente de 25-28 toneladas de CO2 por hectárea al año, lo que supone 143-160 toneladas de CO2 al año en el total de la superficie plantada.

Según nuestra estimación, la plantación absorberá como media 12 toneladas de CO2 por hectárea al año durante los treinta primeros años desde la plantación, lo que equivale a 119 toneladas de CO2 al año en el total de la superficie plantada. Los trescientos árboles plantados por los voluntarios de DKV el pasado años forman parte de la plantación más amplia que apoya la compañía para compensar anualmente entre un 5 y un 10% de las emisiones que genera.

El resto de la huella de carbono de DKV se compensa mediante el apoyo a un proyecto de conservación de la Amazonía peruana. La reforestación de este sector de la ribera pretende, por lo tanto, no solo hacer frente al cambio climático gracias a la absorción de emisiones de CO2, sino también a revalorizar la zona en términos ecológicos, teniendo en cuenta su situación ecológica dentro del Espacio Red Natura 2000 LIC Bajo Gállego.

El proyecto de reforestación está impulsado por ECODES, entidad con la que DKV Seguros colabora desde hace años en diversas iniciativas medioambientales. También participa Fundación Global Nature, entidad experta en recuperación de hábitats. El apoyo de DKV Seguros, que financia el proyecto, ha sido muy importante para impulsar el proyecto, que quiere ser un referente en España para la compensación voluntaria de la huella de carbono de entidades, empresas y particulares que quieran realizarlo con rigor que marcan los estándares internacionales.

Los árboles plantados por los voluntarios de DKV permitirán absorber unas 60 toneladas de CO2, lo que equivale a las emisiones anuales de doce familias españolas o a treinta viajes ida y vuelta Madrid - Nueva York.