Los más jóvenes de DKV aprenden sobre sostenibilidad y cambio climático en la Academia Plant for the Planet en Zaragoza

Los empleados de DKV han invitado a hijos, sobrinos y familiares de entre 8 y 13 años a participar en esta actividad de voluntariado corporativo celebrada en la Torre DKV. El compromiso con el medioambiente y la lucha contra el cambio climático a través de plantar árboles centraron las actividades de la jornada, celebrada pasado sábado, 21 de noviembre.

La Torre DKV de Zaragoza ha acogido este fin de semana la Academia Plant for the Planet, un encuentro entre niños y jóvenes de entre 8 y 13 años de edad que se celebra con el objetivo de aprender y debatir sobre el cambio climático y el estado del medio ambiente a nivel global.

Los hijos, sobrinos, familiares e incluso hijos de amigos de los empleados de DKV han sido invitados de honor a esta Academia en una actividad enmarcada dentro del programa de voluntariado corporativo de la compañía.

Gracias a esta experiencia, los participantes han podido aprender de otros niños de su edad qué pueden hacer para salvar el planeta y cómo pueden movilizarse para conseguir plantar un millón de árboles en cada país.

Durante el encuentro, los jóvenes se han acercado a un vivero cercano para elaborar semilleros con las especies de los árboles que se plantan en el Mercado Voluntario de Zuera para en un futuro poder plantarlos en dicho mercado. En este sentido, los árboles son símbolo y a la vez expresión práctica del compromiso social y medioambiental, puesto que se trata de las únicas "máquinas" capaces de absorber y almacenar un promedio de 10 kilos de dióxido de carbono por año en sus raíces, tallo y ramas.

La plantación de árboles permite así que miles de millones de toneladas de CO2 sean compensadas, ganando así la humanidad tiempo valioso para reducir permanentemente las emisiones de dióxido de carbono.

Asimismo, los participantes participaron en juegos y formaron parte de dinámicas de grupo con el objetivo de despertar su conciencia global de compromiso como ciudadanos del mundo; también fueron formados para poder transmitir a otros niños sus aprendizajes en el futuro, al convertirse en Embajadores de Plant for the Planet.