DKV Seguros. Seguros de salud

Centro de atención telefónica
902 499 499 (cliente privado)
902 499 600 (mutualistas)

Temas de salud Hipoacusia infantil (sordera, pérdida auditiva)

Hipoacusia infantil (sordera, pérdida auditiva)

¿Qué es la hipoacusia?

La audición es uno de los cinco sentidos, y cuando está disminuida se denomina pérdida auditiva, sordera o hipoacusia. El oído está dividido en tres partes. El sonido es transmitido a través del oído externo y medio hacia el oído interno, que tiene a su vez dos partes:
  • Cóclea: el órgano de la audición
  • Laberinto: el órgano del equilibrio
Una obstrucción o daño en cualquier parte del oído provoca perder parte o toda la capacidad para oír los sonidos.
Saber másVea en nuestra sección 'Otorrinolaringología' otros artículos de interés:

¿Qué causa pérdida auditiva en los niños?

Pérdida temporal
En la infancia la pérdida auditiva es normalmente temporal, algunas veces aparece tras catarros o debida a una acumulación de líquido detrás de la membrana timpánica (otitis media crónica no supurada, u otitis media serosa). Se estima que el 90% de los niños tendrán en algún momento este cuadro, con o sin pérdida de audición. Los niños tienen una anatomía diferente a la de los adultos, lo que les hace más predispuestos a desarrollar una otitis media crónica no supurada tras un catarro, y son menos capaces de librarse de ella. Sin embargo, la otitis media crónica no supurada normalmente se resuelve espontáneamente y es relativamente rara después de los 10 años.
Pérdida permanente
Algunos niños tienen hipoacusia permanente por un daño en el oído externo, medio o interno o en el nervio auditivo. Uno de cada 1.000 niños nace con pérdida auditiva permanente. Algunas veces aparece tras enfermedades como la meningitis o al desarrollar un estado que produce pérdida auditiva progresiva. La causa de la hipoacusia permanente varía dependiendo de si el daño se produce desde el nacimiento o más tarde.
Desde el nacimiento: algunos niños nacen con pérdida auditiva permanente, que puede ser debida a varias causas prenatales (como la infección durante el embarazo, el Síndrome de Down o un defecto genético), o problemas durante el parto (falta de oxígeno), o por haber nacido prematuros.
Tras el nacimiento: algunos niños pueden desarrollar sordera tras una meningitis, una infección por un virus, un golpe en la cabeza o por ciertas medicaciones. Algunos niños pueden tener un defecto genético presente desde el nacimiento aunque la pérdida auditiva aparezca más tarde.

¿Cuáles son los síntomas?

Los niños con pérdida auditiva tendrán menor respuesta, o ninguna, al sonido, y pueden presentar un retraso en el desarrollo normal del lenguaje, que aproximadamente sería:
  • Recién nacido: debe sobrecogerse (mover las cuatro extremidades) y abrir los ojos ampliamente en respuesta a un ruido repentino y fuerte, como un portazo.
  • Bebé de 4-5 meses: debe reconocer la voz de los padres sonriendo o dejando de llorar, y mover la cabeza y los ojos en la dirección del hablante.
  • Bebé de 7-8 meses: debe girar la cabeza y el cuerpo rápidamente hacia la voz de sus padres y sonidos como el timbre del teléfono, sentirse a gusto cuando le hablan y responder él haciendo más ruido.
  • Bebé de 10-12 meses: responde como antes, pero también escucha sonidos familiares y balbuceará alto. Puede también repetir una o dos sílabas dichas a un nivel normal, como "mamá".
  • Niño entre 1 y 2 años: debe desarrollar las respuestas a instrucciones habladas. Debe decir palabras simples claramente a los padres, como papá, mamá, etc. Reacciona a su nombre.
  • Niño de 2 o más años: debe empezar a unir dos palabras como "papá casa".
Si alguna de estas respuestas no aparece, se debe comprobar la audición del niño. Usualmente un niño sordo se asustará en la oscuridad y comenzará a llorar.

¿Cómo se diagnostica la pérdida auditiva en los niños?

Normalmente, a los bebés que pertenecen a un grupo de riesgo de padecer sordera se les hará una prueba al nacer.
Actualmente (mayo 2003) en España, en todas las comunidades autónomas, se va a iniciar un programa de detción precoz de la hipoacusia y que significará:
  • La detección precoz de la hipoacusia durante el primer mes de vida mediante cribado universal a todos los niños, sean o no de reisgo.
  • El acceso a la fase de diagnóstico a los tres meses como máximo.
  • El acceso al tratamiento en un máximo de seis meses y el seguimiento de todos los casos afectados.
La pérdida auditiva en los bebés y los niños se valorará haciendo una historia del comportamiento auditivo y del desarrollo del lenguaje a través de los padres (como los ejemplos mencionados antes). Se examinará al niño y se hará un examen auditivo.
Algunas veces, si el niño tiene una otitis media crónica con derrame, puede necesitar un tratamiento y entonces se deben reevaluar los niveles auditivos para descartar una pérdida auditiva permanente.

¿Qué más podría ocurrir?

En ocasiones los niños pueden no oír o escuchar porque la duración de su atención es muy breve (por ejemplo, en los que tienen un déficit de atención o un trastorno de hiperactividad). A veces los niños pueden no hablar porque presentan un retraso en el desarrollo que afecta al habla, lo que puede ser receptivamente (dificultad en la comprensión del lenguaje de otros) o en la expresión del niño (dificultad para generar su propio lenguaje). Tales problemas pueden ser parte de un retraso general del desarrollo o pueden ser debidos a una enfermedad.

¿Qué se puede hacer?

Algunos factores que producen sordera pueden ser prevenidos o se pueden reducir sus riesgos. Una dieta sana, aire limpio y no fumar cerca del niño puede reducir el riesgo de una otitis media crónica no supurada. La vacunación de rutina de su hijo y de la meningitis pueden prevenir estas causas de sordera. Los hijos de personas que sean parientes (como primos) o de personas con alguna forma genética de sordera (especialmente cuando ambos padres están afectos) tienen un riesgo incrementado de sordera.
Si no tiene seguridad de cómo es la audición del niño, apunte lo que puede y no puede oír. Por ejemplo si responde mejor cuando puede verle a usted, intente llamar su atención tocándole antes de hablarle y asegúrese de que puede verle la cara y los labios claramente, así como de que usted está bien iluminado.

¿Qué puede hacer su médico?

Si está preocupado sobre la audición del niño, el pediatra puede remitirle a un especialista otorrinolaringólogo, donde le realizarán un test de audición. Sin embargo, si el pediatra encuentra que la historia del niño no es sugerente de una pérdida auditiva permanente o temporal, aunque significativa, y el niño tiene una otitis media crónica no supurada, el pediatra podrá estimar conveniente volver a revisarlo en unas semanas.
En algunas maternidades, otorrinolaringólogos y pediatras están realizando un método de diagnóstico precoz, las otoemisiones, para descartar la pérdida auditiva ya desde el nacimiento.
Los síntomas que requieren remitirlo a un especialista incluyen:
  • El niño no responde a la voz de los padres y los ruidos ambientales.
  • El niño no produce ningún sonido de balbuceo.
  • El niño solamente responde cuando puede ver la cara de quien le habla.
Si se diagnostica que su hijo padece pérdida auditiva permanente, su especialista puede llevar a cabo investigaciones para saber la causa de la hipoacusia y excluir otras enfermedades asociadas.

¿Qué tratamientos existen?

Para la otitis media crónica no supurada, u otitis serosa
El especialista receta un antibiótico, un antiinflamatorio y un descongestivo, y posteriormente será revisado. Sin embargo, su médico puede decidir insertar un tubo de drenaje, el cual se coloca en un pequeño orificio hecho en el tímpano. Este tubo ayudará al principio a drenar el líquido del oído medio y después a mantener el oído medio ventilado, de modo que no se repita la otitis media crónica no supurada.
La audición del niño mejorará y se podrá sentir la diferencia casi inmediatamente tras la inserción del tubo de drenaje. Tras un tiempo, el tubo de drenaje se cae de modo espontáneo. Algunas veces la otitis media crónica no supurada reaparece después de la caída del tubo. Raramente la audición del niño no mejora tras la inserción del tubo, y puede deberse a que el niño tenga una pérdida auditiva permanente.
Para la pérdida auditiva permanente
Los niños con una hipoacusia permanente y significativa necesitarán prótesis auditivas, que son subvencionadas por la Seguridad Social. Un número muy pequeño de niños no obtendrán ningún beneficio con el uso de estas prótesis y puede ser apropiada una operación para colocar un implante coclear.
Los niños con pérdida auditiva permanente necesitarán ayuda de profesores especiales y de un medio auditivo apropiado en sus clases. Algunas veces los niños necesitarán usar ayudas en la clase, con radio, para oír a sus profesores más claramente.
Los niños con hipoacusia permanente requerirán un seguimiento regular por el especialista de otorrinolaringología, profesores y logopedas.
¿Cómo arreglárselas si el niño tiene pérdida auditiva?
Algunos niños con hipoacusia permanente requieren ayuda adicional con el aprendizaje del lenguaje de signos, y principalmente un soporte educacional (con un logopeda y un foniatra) especial y muy constante, existiendo para ello diversas asociaciones nacionales y locales. El especialista o el pediatra puede dirigir al paciente a estas organizaciones:
  • Confederación Nacional de Sordos de España (CNSE): tiene enlaces a asociaciones de cada comunidad autónoma, publicaciones, lenguaje de signos, etc.
  • Difusión y promoción de lengua de signos: organiza cursos de promoción de esta lengua.
  • Fundación de padres de niños sordos
  • Federación Europea de Padres de Niños Sordos


Autores:


Dr. Kaukab Rajput especialista en Otorrinolaringología
Dra. Sophia Guibert especialista en Pediatría


Traductor:


Dr. Jesús Iniesta Turpín especialista en Otorrinolaringología

Copyright:

NetDoctor.es posee los derechos de autor sobre los documentos y el material, que se presentan con fines informativos unicamente. Los documentos y el material no estan pensados en ningun caso como sustitutos de cuidados medicos profesionales ni de la atencion por un facultativo cualificado. Los documentos y el material sobre los que NetDoctor.es posee los derechos de autor no se pueden y no se deben usar como base para un diagnostico o para la eleccion de un tratamiento.
Haga clic aqui, Condiciones de uso , Informacion legal importante

The documents contained in this web site are presented for information purposes only. The material is in no way intended to replace professional medical care or attention by a qualified practitioner. The materials in this web site cannot and should not be used as a basis for diagnosis or choice of treatment.
Click here - Conditions for use - Important legal information.

Copyright 2000-2001 NetDoctor.es All rights reserved
NetDoctor.es is a trademark
logotipo VivelaSalud
logotipo Munich Health

Aviso legal  © DKV 2007

Gestionado conLogotipo AWA 3.1 © Spinmedia,2007