DKV Seguros. Seguros de salud

Centro de atención telefónica
902 499 499 (cliente privado)
902 499 600 (mutualistas)

Temas de salud Cáncer de páncreas

Cáncer de páncreas

¿Qué es el cáncer de la glándula pancreática?

El páncreas es un órgano muy alargado, de forma lanceolada, situado horizontalmente en el abdomen, por detrás y por debajo del estómago. Tiene tres partes, cabeza, cuerpo y cola. La cabeza está rodeada por el duodeno.
El cáncer de páncreas se define por la aparición de características de malignidad en determinadas células de su tejido que pueden, como en el resto de los cánceres, diseminarse localmente o hacia otros órganos del cuerpo (metástasis); estas células se localizan con mayor frecuencia en la cabeza de la glándula.
En España se ha producido un ligero aumento de los casos nuevos de cáncer de páncreas en los últimos años. De todos modos la incidencia en nuestro país está entre las más bajas de la Unión Europea, y es de unos 4 casos por 100.000 habitantes y por año. El riesgo es doble en varones que en mujeres y en ambos sexos este tumor está por debajo del décimo puesto como causa de mortalidad por cáncer en España. La mayoría de los casos aparecen después de los 60 años de edad; este cáncer es excepcional por debajo de los 40 años.

¿Qué causa el cáncer de páncreas?

La causa exacta se desconoce, pero se han identificado diversos factores de riesgo, especialmente el tabaquismo y la abundancia de grasas animales y carnes rojas en la alimentación. Por el contrario, una dieta rica en frutas y verduras puede ejercer cierto efecto protector. No hay evidencia de que el consumo de café incremente el riesgo. También hay datos que sugieren que la exposición prolongada a compuestos químicos derivados del petróleo puede incrementar el riesgo.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de páncreas?

En general los síntomas son de aparición tardía o muy leves y poco específicos en las primeras fases del desarrollo del tumor, por lo que habitualmente se detecta por desgracia cuando ya está en fase avanzada. Los síntomas iniciales suelen consistir en pérdida de apetito e incluso repugnancia ante la comida, así como pérdida de peso. A esto puede añadirse sensación de cansancio, vómitos y diarrea. Un signo que a veces es relativamente precoz es la ictericia debida a la compresión del tumor sobre el conducto biliar, localizado en la cabeza del páncreas. Esta compresión causa una deficiente evacuación de la bilis -que contiene un pigmento amarillo, la bilirrubina- desde el hígado al duodeno, y su consiguiente aumento en la sangre y en la piel.
El dolor abdominal es casi constante a lo largo de la evolución, y constituye el síntoma de comienzo en el 80% de los enfermos. Se trata de un dolor profundo, continuo, que se extiende directamente a la espalda y más intenso por la noche, por lo que dificulta el sueño. Es un dolor muy desasosegante y aunque puede deberse a otras enfermedades del páncreas o de órganos vecinos, debe ser siempre un síntoma de alarma.
Finalmente, algunos pacientes desarrollan diabetes como síntoma inicial.

¿Cómo se diagnostica?

Los análisis básicos de sangre habituales pueden estar alterados, pero de forma inespecífica y común a muchas enfermedades malignas. Existe un marcador analítico que se encuentra a veces elevado en la sangre y que fabricarían las células tumorales; es el CA 19,9, pero su utilidad es secundaria. Generalmente el diagnóstico se obtiene con técnicas de imagen, especialmente ecografía o TAC; lo habitual es realizar ambas técnicas sucesivamente. Se puede obtener una muestra de tejido para estudio al microscopio mediante biopsia por medio de técnicas especiales de punción dirigida con TAC, e incluso una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). En la CPRE se inyecta una sustancia de contraste por la red de canalillos del páncreas con el objeto de ver luego una imagen de su distribución y de aquellas posibles alteraciones anatómicas que puedan hacernos sospechar la presencia del tumor, su localización aproximada y su dimensión. En realidad se dispone de muchas técnicas de diagnóstico, pero sólo deben utilizarse en cada caso las necesarias para obtener el mismo y establecer la localización y extensión del tumor.

Pronóstico

Es muy desfavorable y apenas ha mejorado en los últimos 20 años, desafortunadamente. El 95% de los enfermos fallece como consecuencia del tumor y la mayoría lo hace antes de transcurrido un año del diagnóstico. La supervivencia global, a los 5 años, no alcanza el 5%. En los casos en los que el diagnóstico se realiza precozmente, la cirugía radical consigue un 20% de supervivencia a los 5 años, como máximo. Por lo tanto, los cuidados paliativos son de gran importancia en los enfermos afectados por este tumor.


Autores:


Dr. Paul Klenerman especialista en Enfermedades Infectocontagiosas


Traductor:


Dr. José María Ladero Quesada especialista en Medicina Interna y Aparato Digestivo

Copyright:

NetDoctor.es posee los derechos de autor sobre los documentos y el material, que se presentan con fines informativos unicamente. Los documentos y el material no estan pensados en ningun caso como sustitutos de cuidados medicos profesionales ni de la atencion por un facultativo cualificado. Los documentos y el material sobre los que NetDoctor.es posee los derechos de autor no se pueden y no se deben usar como base para un diagnostico o para la eleccion de un tratamiento.
Haga clic aqui, Condiciones de uso , Informacion legal importante

The documents contained in this web site are presented for information purposes only. The material is in no way intended to replace professional medical care or attention by a qualified practitioner. The materials in this web site cannot and should not be used as a basis for diagnosis or choice of treatment.
Click here - Conditions for use - Important legal information.

Copyright 2000-2001 NetDoctor.es All rights reserved
NetDoctor.es is a trademark
logotipo VivelaSalud
logotipo Munich Health

Aviso legal  © DKV 2007

Gestionado conLogotipo AWA 3.1 © Spinmedia,2007