DKV Seguros. Seguros de salud

Centro de atención telefónica
902 499 499 (cliente privado)
902 499 600 (mutualistas)

Temas de salud Alergia alimentaria y reacciones cruzadas

Alergia alimentaria y reacciones cruzadas

¿Qué es la alergia alimentaria?

La alergia alimentaria es una reacción alérgica de hipersensibilidad adquirida a algún antígeno de carácter proteico contenido en algún alimento líquido o sólido, de origen animal o vegetal. No debe de confundirse con intolerancia alimentaria, que es una reacción completamente distinta en la que no existe un componente de alergia a los alimentos y que por lo general se asocia a deficiencias congénitas en la síntesis o el funcionamiento de las enzimas encargadas de llevar a cabo la digestión de los principios alimentarios
En ambos casos, los síntomas aparecen al comer un determinado alimento, incluso en pequeñas cantidades.
Está aumentando la prevalencia de los casos de alergia alimentaria, ya sea por incremento de los casos de hipersensibilidad a alimentos o por un mejor diagnóstico de esta patología, que antes, en alguna ocasión, no llegaba a diagnosticarse, o no se le concedía la importancia que merece.
Si existe la sospecha de una alergia alimentaria, es absolutamente necesario que un especialista en alergología realice un diagnóstico preciso del agente implicado y de los alimentos relacionados con él, puesto que cualquier alimento de un mismo grupo puede provocar una reacción alérgica.
Mucha gente evita comer cosas a las que se creen alérgicos por equivocación. Y muchas son las que exponen peligrosamente su salud ingiriendo alimentos relacionados biológicamente con otro al que han desarrollado alergia.

¿Por qué se desarrolla la alergia a un alimento?

Cuando existe una exposición de las células inmunológicas del tubo digestivo a proteínas de los alimentos, si éstos, en un momento determinado, son presentados a otro grupo de células como agentes extraños, se puede iniciar el mecanismo de síntesis y producción de moléculas de IgE específicas contra estos antígenos de los alimentos, y desencadenar toda la cascada de la reacción alérgica cada vez que se come dicho alimento.
Por regla general no se puede desencadenar una reacción alérgica cuando se toma un alimento por primera vez. Pero existen excepciones, ya que a veces este alimento ya se ha ingerido (aunque sea de forma oculta o inconscientemente) en harinas, batidos, zumos, mezclas, conservas, uso como conservantes o cualquier otra modalidad.
Además hay que tener presente que con el crecimiento de la producción y el consumo de alimentos transgénicos, grupos muy diferentes pueden compartir las mismas estructuras proteicas.
También podemos padecer una reacción alérgica si por primera vez comemos un alimento que pertenece al mismo grupo que otro al que ya somos alérgicos, y que por tanto, tienen en común gran parte de sus proteínas. Estos fenómenos se conocen con el nombre de reactividad cruzada.
Las plantas y los alimentos vegetales tienen un origen filogenético común y poseen unas proteínas similares biológicamente, pertenecientes al grupo conocido como Profilinas. Por este motivo no es infrecuente ver como pacientes alérgicos al polen de algunos árboles desarrollan reacciones alérgicas frente a grupos de alimentos vegetales relacionados con ellos.
Es muy conocido el hecho de que sujetos alérgicos a las proteínas del látex extraído del árbol Hevea brazzilensis, presentan reacciones alérgicas cuando comen aguacate, piña, plátano, banana y también probablemente otros vegetales. También se está estudiando seriamente la relación entre la alergia a polen de gramíneas y la sensibilización a frutas de la familia de las rosáceas como el melocotón, la nectarina, el albaricoque, la manzana, almendras, cerezas y otros.

Ejemplos de alergenos y alergenos de reacción cruzada

En principio se puede ser alérgico a todo tipo de alimentos, pero las reacciones a huevos, leche, frutas y verduras, pescado, marisco, soja y frutos secos son las más comunes.
El abedul tiene una posible reacción cruzada con la avellana, la nuez, la almendra y otros frutos secos, la manzana y otras menos estudiadas e identificadas.
Existe también cierta relación cruzada entre algunas legumbres y algunos frutos secos.

¿Cuáles son los síntomas de una alergia alimentaria?

Las reacciones alérgicas varían mucho y pueden empezar inmediatamente después del consumo del alimento o varias horas después. Los síntomas típicos son:
  • Labios, lengua, cara u orofaringe inflamados
  • Sensación de picor en la boca y en los labios y en la orofaringe
  • Vómitos, dolor abdominal y diarrea
  • Rinoconjuntivitis
  • Asma
  • Reacciones cutáneas, urticaria, empeoramiento de un eczema atópico infantil
  • Rara vez, un choque anafiláctico, que es un colapso circulatorio y requiere un tratamiento especializado en urgencias.
  • Los síntomas que son leves una primera vez pueden ser letales la siguiente, por el riesgo de asfixia o choque anafiláctico. No se debe de correr este riesgo comiendo alimentos a los que se ha demostrado una hipersensibilidad y evitando los relacionados con éstos.

¿Qué puede hacer para evitar la alergia alimentaria?

Si es alérgico, debe de conocer cuáles son los alimentos responsables y todos los relacionados biológicamente, y anotar cuidadosamente cualquier reacción cruzada.
Su alergólogo puede proporcionarle un listado de los alimentos que puede o no tomar.
Sea consciente de los síntomas y consulte a su médico siempre que tenga dudas o experimente alguna reacción anormal con algún alimento.

¿Cómo diagnostica el médico?

La complejidad del estudio alergológico por parte del especialista dependerá de las características de la reacción sufrida. Puede haber otras causas aparentes para el mismo tipo de síntomas. Los trastornos en el proceso de la digestión de determinados tipos de alimentos puede apuntar a otras enfermedades no alérgicas, como una enfermedad celiaca, intolerancia a la lactosa, déficit en la síntesis y producción de tripsina y quimotripsina, déficit de disacaridasas, déficit de lipasas pancreáticas, esteatorrea. También pueden producirse cuadros similares por la ingestión de alimentos ricos en histamina, como el tomate, las fresas, carnes de cerdo adobadas, mariscos, etc., o por el consumo de alimentos ricos en tiraminas, como los vinos que han madurado en barricas y los quesos fuertes muy curados. Los mariscos y pescados en mal estado pueden provocar intoxicaciones leves como consecuencia de contaminación biológica o por las toxinas producidas por diferentes microorganismos.
Si los síntomas son marcados y las sospechas de alergia alimentaria están bien fundadas, será necesario que un especialista en alergología realice el diagnóstico, un diagnostico de certeza.
Pruebas de alergia
Las pruebas de alergia mediante realización de pruebas cutáneas y/o análisis inmunoenzimático del suero sanguíneo son fundamentales y pueden ser suficientes para determinar las causas de la alergia, pero en ocasiones aparecen resultados confusos que no tienen significado práctico, puesto que puede incurrirse en falsos diagnósticos positivos y negativos.
De modo que es importante que las pruebas de alergia sean realizadas y evaluadas por expertos especializados en esta disciplina.
Dependiendo de los resultados de las pruebas iniciales, el siguiente paso será una provocación alimentaria oral "abierta" o "enmascarada", con el alimento o alimentos implicados o con extractos de los mismos, siempre estableciendo un control con un placebo y utilizando cantidades progresivamente crecientes. Este es el procedimiento normal para llegar al diagnóstico de certeza de alergia alimentaria.

Riesgos de la ingestión de alimentos alergénicos:

  • Las membranas mucosas de la boca y garganta pueden inflamarse y causar dificultad respiratoria.
  • Pueden sobrevenir una crisis asmática y/o un choque anafiláctico.
  • Cada vez es más difícil conseguir una dieta nutritiva adecuada.

Posible desarrollo

La alergia alimentaria es una enfermedad que afecta al 3-10% de los bebés y niños pequeños. A la mayoría les desaparece la alergia antes de cumplir los tres años siguiendo un régimen privativo riguroso y siguiendo una pauta correcta de introducción de alimentos en la dieta de los pequeños.
Sólo un pequeño porcentaje de la población adulta padece alergia alimentaria. La mayoría puede llevar una vida normal con sólo unas pocas restricciones en la dieta.

¿Cómo se trata la alergia alimentaria?

  • Si un reconocimiento a fondo identifica el alimento al que es alérgico, el tratamiento más importante es dejar de comerlo, por supuesto.
  • El tratamiento médico no va a curar la enfermedad pero mitigará los síntomas.
  • Los antihistamínicos aliviarán el picor pero no tienen un efecto preventivo.


Autores:


Dr. Flemming Andersen especialista en Dermatología
Dr. Dan Rutherford médico general


Traductor:


Dr. Jaime Royo Cabañero especialista en Alergología e Inmunología Clínica

Copyright:

NetDoctor.es posee los derechos de autor sobre los documentos y el material, que se presentan con fines informativos unicamente. Los documentos y el material no estan pensados en ningun caso como sustitutos de cuidados medicos profesionales ni de la atencion por un facultativo cualificado. Los documentos y el material sobre los que NetDoctor.es posee los derechos de autor no se pueden y no se deben usar como base para un diagnostico o para la eleccion de un tratamiento.
Haga clic aqui, Condiciones de uso , Informacion legal importante

The documents contained in this web site are presented for information purposes only. The material is in no way intended to replace professional medical care or attention by a qualified practitioner. The materials in this web site cannot and should not be used as a basis for diagnosis or choice of treatment.
Click here - Conditions for use - Important legal information.

Copyright 2000-2001 NetDoctor.es All rights reserved
NetDoctor.es is a trademark
logotipo VivelaSalud
logotipo Munich Health

Aviso legal  © DKV 2007

Gestionado conLogotipo AWA 3.1 © Spinmedia,2007